de cuando no todo tiene que estar tan inventado


4· las llamadas irritantes
septiembre 28, 2009, 02:54
Filed under: Uncategorized
decile NO al celular de produccion!

decile NO al celular de produccion!

 

 

Cuando recién arrancaba a trabajar, ya en el fin de mi adolescencia y en plena novatez, cada llamado de mi jefe resultaba verdaderamente estimulante. Para ese entonces yo era un rellenito de algunos más de 70 kilos de puro entusiasmo! Estaba tan contento de trabajar en la tele que tenía como ringtone identificatorio del llamado de mis jefes nada menos que el himno a la alegría! 
Y creanme, las pocas veces que sonaba, ese instante antes de atender era una verdadera fiesta de adrenalina para mi. La sensación de ser tenido en cuenta era más que maravillosa. !Que tiempos aquellos!

¿Y qué fue lo que cambió además del ringtone? ¿Cómo llegamos a este presente en que cada vez que recibo un llamado departe de un miembro de esa raza tan distinta que son los jefes, en el instante antes de atender ,en lugar de festejar pregunte: “y ahora que quiere?!?” ?

¿Como llegamos? supongo que llegamos a esa instancia alrededor de la llamada nro 429.
No sé los jefes de ustedes, pero una llamada de un jefe mio puede cumplir con cualquiera de las siguientes caracteristicas (separadas, o todas juntas):

1) LLAMADAS PERDIDAS. dícese de toda aquella ocasíon en que no llegas a atender a tu jefe y atendes a tu cabeza que aprovecha la intriga para hacerte pensar lo peor.
Experiencia:  261 llamadas perdidas

la pantalla del celular muestra la llamada perdida. Si fuera cualquier otra persona pensaría: “si tiene algo importante para decir deja mensaje o vuelve a llamar”. Un jefe nunca deja mensaje y el mio, si te vuelve a llamar lo primero que hace es putearte por no haberlo atendido.
En el tiempo que pasa hasta finalmete comunicarse con el jefe, es común que funcione la paranoía. Sobre todo si hay más de una llamada perdida. Uno piensa que seguramente sea una boludez, pero la cabeza de uno siempre remata: ” y si no es una boludez??? (con muchos signos de interrogación)” .  entonces se devuelve la llamada
Por ley de murphy, el primer intento de devolverle la llamada al  jefe siempre fracasa. 
Eso produce un considerable aumento de paranoia. Y hace que uno piense que ya probablemente no sea una boludez y encima genera sensacion de  falta por no haber atendido antes.  se intenta nuevamente.
Si el jefe no atiende la paranoia puede aumentar o diluirse según los motivos que cada uno tenga. Y si el jefe atiende … pues que sea lo que Dios quiera!

2) LLAMADAS INCONDUCENTES.  Dícese de toda aquella llamada que no tiene un fin aparente.
Experiencia:  673 llamadas inconducentesHola _ _ _ _ _ …
ÉL: -¿Dónde estás?
YO: -en mi casa _ _ _ _ _ , son las 9 de la mañana ¿!donde queres que esté!?
ÉL: -(silencio) [está pensando que yo debería ya estar en el canal aunque no tenga nada para hacer]… ¿todo bien?
YO: – si, todo bien …(silencio) [estoy pensando “si tenés algo para decirme decilo en este silencio”]  (no lo dice) ¿vos?
ÉL: – todo bien, te veo mas tarde…
YO: – dale, nos vemos…
cri cri cri cri

ringtone. es el jefe. suspiro. atiendo.
YO: –

3) LLAMADAS IRRITANTES.  dicese de toda aquella conversación no digna de ser denominada conversación. El jefe no escucha. Por lo general suceden minutos antes de algún acontecimiento personal que no podrá ser disfrutado.
Experiencia: todas las demás!!ringtone. es el jefe. suspiro. atiendo.
YO: – Hola _ _ _ _ _ …
ÉL: -¿Dónde estás?
YO: – a punto de entrar al cine… (silencio para que él diga algo!!) todo bien?
ÉL: – ¿Tenes todo para mañana? Llevá guiones para los pibes estos eh…
YO: – Si _ _ _ _ _  obvio! Che… me pasaron el presupuesto las vestuaristas del piloto…
ÉL:- ¿Cuanto pasaron?
YO:- Se fueron un poco a la mierda… pasaron 4 lucas. ¿Qué les decimos?
ÉL: – ¿4 lucas?? ¿Pero qué se piensan que son esas forras? Mandalas a la concha de su madre!!
YO:- Si! a mi me pareció una barbaridad pero te quería consultar..
Imperdible!! el jefe empieza a subir la temperatura  sorpresivamente!
yo, como consecuencia subo mis pulsaciones.

Él:- Pero vos no me tenés que consultar nada! Las tenes que mandar a la re concha de su madre!! 4 lucas es una barbaridad! No me tenes que preguntar nada, tenés que buscar otra vestuarista!! echalas a la mierda!!
YO:- (al fin un espacio para meter bocado!!) Para mi tambien es una locura… pero tenía que consultarte…
Atencion!! el jefe está que arde!!
Yo me tenso, miro a mis compañeros de cine con cara de “me quiero matar, lo cagaría a piñas”
ÉL:- pero dame bola!! ¿como no las mandaste a cagar?! no me tenes que consultar algo asi!!
YO:- ¿cómo no te voy a con[ALEGATO INTERRUPTUS]
ÉL: – dame bolaa! mandalas a la re puta que las pario!!
YO:- si! las voy a mandar! [no cometan este error!! no expliquen nada!!] pero entendé que neces—-  ——-arte…
Una delicia!! el jefe está prendido fuego. el telefono saca humo!!
Yo al costado de la fila para entrar a la sala mordiendome los labios para contenerme.
Hay alto riesgo de escape de puteadas.
Nivel de odio : 100%

ÉL:- dame bolaaaa! no quiero que me consultes!! quiero que las mandes a la re putisima concha de su madre!!
YO:- buenooo… sí que te doy bola! ¿cuando no te di bola? mañana les digo que no y busco otra…
ÉL: -No!! llamalas ahora y mandalas a la soberana concha de su reverenda puta madre!
YO: -Ahora no puedo _ _ _  _ _… estoy en la fila del cine…
¿Ustedes esperan que me diga que igual las llame ahora? Error! al final siempre mi jefe tiene compación.
ÉL:-bueno, bueno… mañana hablamos… un beso..te quiero..
YO: – chau…
Por supuesto me quedé con mucho para decir. Hasta diria que por suerte no lo dije! Es lo peor de las llamadas irritantes. Nunca tienen revancha.

 
  

 

 

  

 

 
Anuncios


3· hambre
septiembre 24, 2009, 02:27
Filed under: Uncategorized
 

 

¿hay caterin?

Algunas cosas que ODIO ordenadas al azar:

 

 1) Agarrar justo el handy que anda mal
2) Motor Home
3) Extras
4) Tener que ordenar camarines según una supuesta jerarquía en la que no creo.
5) Catering
6) Mi jefe cuando se pone necio. O sea, quiero a mi jefe los demás 34 días y medio del año o cuando no tengo nada importante que hablar con él.

Bolilla 5.
Catering  del verbo to cater: proveer o abastecer de comida.
Lo odio.
A ver, no necesariamente odio al alimento que lo integra, pobres sanguches de miga ellos no tienen nada que ver.
Odio el concepto. Odio que sea un item fundamental. Odio tener que pensar en catering.
Me aburre. Me agota. Y lo peor:  me estresa.

Donde  trabajo hay hambre. Más hambre que en Somalía.
No quiero ofender a nadie, pero si querés atrapar un técnico soltá un sanguchito y contá hasta dos.

Hace un par de años me pidieron que arme los camarines del programa de ese día. Mi labor consistía en procurar que estuvieran limpios, ordenados y propiamente abastecidos de comida.
Contaba para tal fin con una caja llena de sanguches de miga, algunas bebidas y un par de servilletas. Abrí cada camarín, pedí que los limpien y me encontré ante uno de los momentos más tensos de mi carrera.
Mi disyuntiva:  ¿Cuantos  triples de jamón y queso se calculan para un semi famoso que por supuesto, no viene a cenar al camarin?
Otra: ¿Por qué esa persona -a la que si no le ves la cara no la conocés por nombre y que apenas viene por media hora-  merece comida, si yo que estoy acá hace como siete horas no tomé más que mate?
Sepan que realmente lo dudé. Quedé paralizado frente a los sanguchitos por varios minutos.
“Tres son pocos, es verdad. Pero yo también quiero comer. ¿Y si se quejan? No puede ser que estos sanguches de mierda me tengan acá dudando, ya van a llegar los invitados. Má si, yo me los morfo! si total cuando acompañé a Gastón al programa de Susana le dejaron un platito con tres míseros sanguches doblados por el calor y dos masitas secas. Famosos de mierda, encima hay que dejarles bebida por si tienen sed. Yo se las bato  y que se llenen de espuma! Que se caguen estos muertos!”

Pasaron varios años desde aquella anecdota y varios intentos vanos por desaparecer el concepto catering de la faz de la tierra, o por lo menos del imaginario de la televisión. Imposible
Estoy resignado. El catering forma parte de mi vida, de mi carrera y hasta de mi personalidad. Incluso diría que si lo pienso bien hasta lo tolero.

Al que odio… es al vegetariano de turno que me toca en cada grabación y que viene a quejarse porque no le gusta la comida que le doy.
 
 
 

 



2· amigo ·
septiembre 21, 2009, 03:04
Filed under: Uncategorized

 

un kioskero de los hermanos Coen

un kioskero de los hermanos Coen

 

 

 

 

 

 (basado en una historia real)

 

Van 43:07 del segundo tiempo. Vamos abajo 0-1. 
Futbol para todos anuncia que estamos a quince puntos de la promocion.
Una verdadera catastrofe!

 

En otra época a los 25 del segundo con un resultado así todavía sentía esperanza. Hoy no. 
Asi que bajé al kiosko sabiendo que no me iba a perder de nada. Viene a cuento.
Fui a “Eze Kiosko”.
No sé si les pasará lo mismo que a mi cuando ven un nombre así en un local.
Yo, no paro un segundo de preguntarme mientras me atiende si ese señor de ojos considerablemente saltones, papada suculenta, pelo poco y grasoso y demás condiciones que lo hacen un típico psyco digno de los Hnos Coen será efectivamente”Eze”.
Nimporta.

– buenas
– ¿como va?
– bien, todo bien…dame un agua grande
– ¿de dos litros? …cómo te dieron ayer eh! (mientras agarra una cocacola comun)
– agua, agua
– ah! ¿agua? … cómo te dieron ayer eh!
– se.. que se yo!
– te dieron con todo! que garron debe ser..
– se.. que se yo! ¿cuanto es?
– cuatro pesos…encima para alguien introvertido como vos..
– se… que se yo… nos vemos!
– chau che! nos vemos!

La verdad al principio da un poco de miedo. La primera vez que tu kioskero te hace saber que mira con tanta atención el televisor que es capaz de reconocerte en una ponchada que duró un microsegundo y en la que vos apareciste sin luz, al lado de otras 7 personas y mirando para otro lado, da un poco de miedo. Sobre todo, si se trata de un kioskero que atiende promedio 50 personas por día pero justo justo se acordó de vos.
Da miedo. Sobre todo si tu kioskero, además, tiene tanta cara de asesino serial.

Despúes del miedo, viene un momento que puede ser todavía peor. La “amistad”.
Haberte visto en la tele y ser encima un cliente relativamente frecuente te hace  escalar de inmediato al puesto número uno (!!) de su ranking de anecdotas relativas a famosos.
Yo no soy famoso ni mucho menos. Pero soy para él, aunque sea por la posibilidad repetida de preguntarme cosas, mucho mas anecdota que “esa vez que Monica (la de Monica y Cesar) me compró un paquete de pastillas”. Y muchísima mas anecdota que “el que me dijeron que vive por acá cerca es Martin Ciccioli ”
Listo.  Soy el “amigo de la tele “de Eze. No hay escapatoria.


Tampoco pretendo que la haya.
Hoy por hoy la verdad, ya no creo que Eze esté planeando asesinarme. Si asi fuera, su plan es bastante malo.
Lo nuestro hoy por hoy es una relación simbiótica. Yo, soy su amigo que trabaja en la tele.
Él, es mi prototipo de espectador de mi programa. Y así nos queremos.

 
 

 

 
 



1· la mitad de septiembre
septiembre 19, 2009, 03:13
Filed under: Uncategorized

Primero que nada: ojalá que mañana llueva!

Listo.

Lo bueno de Septiembre es que empieza la sensación de que termina el año. Lo malo de Septiembre es que siempre que llega, todavía faltan tres meses , o mejor dicho: T R E S  meses para que el año termine. O que no termine, pero que llegue el momento de los compilados. “Lo mejor del año” es lo mejor que me puede pasar ahora. Aunque todavía falten  t r e s  meses.

En televisión (por lo menos en la tele argentina) a esta altura del año ya está todo precocido para la mayoría. Ya pasó el encendido más alto del año, y ya se batió el record de rating. Ya se gastó todo el presupuesto. Y, si bien (por suerte) quedan algunas chances de dar el batacazo, la sensación general es que llegó el momento del año en que más vale  cuidar el resultado  – aunque sea mantener el arco en cero –  que salir a arriesgar. Ya estamos cansados. Entregados.                                                                                                              
Ya en cualquier momento mis jefes arman una reunión de esas en las que nos piden no aflojar, nos dicen que están orgullosos de nosotros y yo pienso: “¿de todos? no! de ese hijo de puta no pueden sentirse orgullosos! ” y no lo digo pero lo re pienso. Y también pienso que el resto de mis compañeros quizá piensa lo mismo y cuando dicen hijo de puta están pensando en mi.
 Y otra vez nos dicen que no vamos a hablar de los sueldos ahora, que mejor en febrero, pero que en cualquier momento nos volvemos a juntar para hablar del año que viene. Y la verdad es que si realmente a mi hay algo que me puede importar del año que viene es cuánto voy a cobrar.

Septiembre es cínico. Porque a esta altura del año yo ya sé a cuanto me va a aumentar el alquiler. Ya sé en cuántas cuotas necesito pagar las vacaciones para que no duelan tanto, a qué lugares definitivamente no puedo viajar este verano y casi casi sé que ni siquiera voy a poder ir en avion . Pero al parecer a esta altura del año todavía  no me pueden dar ni una pista de cuánto voy a ganar. Ni mucho menos me quieren sacar la (bastante probablemente falsa) esperanza de que el año que viene efectivamente voy a poder ganar más.
Así Septiembre se ríe de mi. En la cara.

Y para colmo, por más que mañana llueva, indefectiblemente viene el calor. El sol hasta tarde. Las ganas de no trabajar. De salir rápido para tomar cerveza. Las no ganas de hacer un programa de televisión para tan poca gente. Las contundentes no ganas de pensar en el programa de verano. (uff!)

Pero Septiembre también quiere decir que ya sobreviví 9 meses a la ola de despidos que se anunció en mi trabajo para este año. Eso es bueno! Salvo que me ponga a pensar en la que podría llevarme si me echaran, y por ende en cómo puedo darles un motivo para que me echen sin causa así dejo de juntar antiguedad y despues de tanto pensar finalmente me la llevo. ¿Por qué en mi trabajo no hay retiro voluntario? Si voluntarios para retirarse sobran!

Pero a mi me gusta lo que hago ¿no?. Trabajo de lo que me gusta ¿no?. Yo elegí estar aca. Sí. Igual que elijo tomar Coca ligth y ahorrarme en cada vaso 250 calorías…También podría tomar agua y ahorrar plata es cierto…
También podría trabajar de otra cosa y ahorrar malas sangres…
Pero soy productor de televisión. No podría.