de cuando no todo tiene que estar tan inventado


17· paciencia
noviembre 30, 2009, 01:03
Filed under: Uncategorized

Hermano del inventor de la Ley de Murphy

Tengo dos grandes amigos con libros publicados. 

Y gracias a ellos he tenido la posibilidad de ser testigo cercano del camino que recorrieron hasta su publicación.

Ahora de repente, puedo quitarle vanalidad a esa frase que dice que para sentirse listo hay que “plantar un arbol, tener un hijo y escribir un libro”.Tres cosas para las que hay que saber tener dedicación, amor y sobre todo paciencia.
Sabiduría que le dicen.

 

 

Que lejos suena! Sabiduría.
A mi me queda como en la ex Unión Sovietica más o menos! (en colectivo, claro).

A ver…desglosemos. Soy productor, no puedo evitar desglosar los conceptos!

1) DEDICACIÓN: esfuerzo, empeño en un objetivo.
No es algo que me sobre, pero tengo. Depende para qué…

2) AMOR: muy dificil encontrar una definicion de diccionario. Tengo la suerte de disfrutarlo a diario con mi gran amor (valga la redundancia!) Agustina.

y3) PACIENCIA: Puf! Ustedes ya lo habrán notado… lo primero que se me viene a la cabeza es que termina en CIENCIA. Dificilísimo!
“Dicese de la capacidad que tiene una persona de soportar o tolerar algo sin ponerse nerviosa”.
Listo. Eso si que no tengo.

Cosas que me impacientan ordenadas al azar:
·Tener que esperar equipaje en la cinta. (todavía no encuentro el método lógico para conseguir que mi valija salga primera!)

·que justo cuando hay solo una persona delante mio en la cola del super la cajera tenga algun inconveniente con la maquina registradora.

·que cuando llega el momento de pedir la cuenta en el restaurant el mozo no se digne  siquiera en mirar a mi mesa para que le hagamos una seña!
(que algún alma piadosa invente pronto el restaurant que tenga un pulsador en la mesa para encender una lucecita en algun lugar y que el mozo se de por avisado que nosotros seguimos ahi!!)

·que la grabación me pida una y otra vez que los disculpe, pero sus operadoras están ocupadas.

·mi mamá.

·que justo cuando espero una respuesta importante de mis jefes suene algun telefono! y que después de haber sido interrumpido por la llamada mi jefe en lugar de contestar a mi pregunta me pida que se la repita.

·que cada minuto en el minuto a minuto dure una eternidad.

La paciencia no es lo mio. Eso está claro.
¿Cómo pretender que lo sea con tanta cosa tan irritante dando vueltas?
Cómo no ponerse nervioso ante tanta injusticia del universo.
¿Cómo lograr que los cables a uno no se le pelen cuando por ejemplo todavía hay seres humanos que no saben usar la maquina del colectivo?
O cuando para llegar más pronto a un lugar uno decide invertir en taxi y a los señores taxistas se les da por hacerse los exquisitos, reservarse el derecho de admisión y seguir de largo.
No. Imposible.
Ser paciente es inviable.

Para ser paciente hay que saber contar hasta mil.
Hay que ser mejor amigo de Murphy. El hijo de puta ese de las leyes.
Edward A. Murphy Jr. para ser más exactos.
Tan hijo de puta era que su primer versión de la ley decía: “Si esa persona tiene una forma de cometer un error, lo hará“.
Osea: un autentico forro que no hizo otra cosa que psicopatearnos.

¿Cómo ser mejor amigo de un chabón que encima que te psicopateó para toda tu vida diciendote que todo lo que te pueda salir mal te va a salir mal,  da por sentado que te vas a mandar una cagada?

Momento! En ese sentido la paciencia no es una virtud.
Me niego a creer que la capacidad de resignación a que las cosas definitivamente salgan mal sea una virtud!!
Uno no puede andar por la vida esperando el cascotazo y siendo feliz al recibirlo!!
Si Paciencia es resignación… Impaciencia es todo lo contrario!
Es tomar acción y modificar de una vez aquello que nos altera. Me copa más!
¿Será que Murphy, el sistema y el grupo Clarin se pusieron de acuerdo para engañarnos y enseñarnos que ser pacientes era una virtud para dominarnos ?

¿Será acaso la impaciencia la que ayudó a mis amigos a publicar sus libros?

¿Será que los impacientes podemos hacer un mundo mejor?

¿Será que si todos corremos rapido lograremos que la vuelta entera del mundo dure menos de 24 horas y que las cosas tarden menos?

¿Será que si hacemos de cuenta que esa fuckin ley no existe todo podrá salir bien?!!?

BASTA!!

Hay que tomar cartas en el asunto.

Por un mundo más justo: DEROGACIÓN DE LA LEY DE MURPHY YA!!

y que quede claro! cuando digo ya… quiero decir YAAAA!!!
YA! YA!

Perdon… Impaciencia que le dicen…
PD: y ya que hablamos de cosas de leyes…por fa! no voten más a De Narvaez…  es muy amigo de Murphy vieron?



16· sandro
noviembre 24, 2009, 17:42
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , ,
DE LOS CREADORES DE  LEY DE MEDIOS K
 
 
llega el nuevo éxito de fin de año!!
 
 
LA MUERTE DE SANDRO!!!
 
 
 

GITANO... CLARIN TE ESTA ESPERANDO!

 



15· familia
noviembre 22, 2009, 22:22
Filed under: Uncategorized

la historia de mi hermano

Este texto lo escribió mi hermano menor apenas un año después de que tuvieramos el placer de conocerlo.
A veces no hacen falta tantas metáforas ni tanto palabrerio para decir lo que uno quiere decir. Sobre todo, cuando  uno tiene tantas ganas de decir algo. Más que nunca, cuando habla el corazón de uno.

Ahi va:

 PRIMERA PARTE DE MI VIDA

 Cuando era niño, un bebe de poco más de un año, mis padres murieron, -no se cómo-, pero cuando ellos se fueron me llevaron a la casa de mi tía que desde entonces fue mi hogar.

 Cuando terminábamos de dormir, mi tía y tío nos levantaban y nos hacían trabajar, limpiar la casa y otras cosas, hasta que un día agarré una olla llena de agua caliente que se me cayó en los pies; me quemé y mi tía solo me decía ¡andá a mojarte!

 No se preocupaba de nada.

 Luego a la noche todos los chicos o primos (yo no sabia qué eran) íbamos a pedir comida; yo corría y corría para buscar algo de comer.

 Así, encontré una casa donde celebraban una fiesta y me metí allí; me dieron de comer. Yo pedía, y  al final salí con una bolsa llena de comida para mis tíos y me encontré con un amigo (o primo) que me pidió lo que tenía. Yo me fui sin dársela y no dije nada y llegué a casa de mis tíos que me preguntaron qué tenía en la bolsa. Mi tía me pegó una cachetada porque no le quería dar la bolsa y me puso en penitencia. Yo todos los días sufría de hambre y dolor; nadie se preocupaba por mí hasta que unos ángeles vinieron:

 Al día siguiente unos señores del juzgado me llevaron a un hogar de niños; ese fue mi siguiente hogar, por lo menos eso creía.

 Me recibieron muy bien, conocí nuevos amigos y uno muy especial llamado Leonardo que era el único con el que me llevaba bien, pero él era grande y yo un enano. Él ya tenía una vida allí. Igual yo lo seguía y juramos con sangre contarnos nuestros secretos más valiosos y nunca decirlo a nadie; bueno, así son los secretos.

 Un día llegó gente al hogar para ver a los chicos y decidir si adoptaban a alguien. Yo era re-tímido, me escondía pero igual me vieron.

 Yo no sabia que podía pasar y dije: sí, quiero ir con ellos porque estaba desesperado por encontrar a una familia.

 Llegué, conocí la casa y todo estaba bien.

 Un día les pregunté si les podía decir padre y madre, pero cada vez que lo decía era como una llave para escaparme de allí, porque no me trataban bien.

 Así, un día me escapé; corrí y corrí como nunca hasta la ruta y me detuve porque estaba cansado y perdido cuando llegó un señor que me llevó a mi casa. No dije nada del cansancio. Llegó Roberto, el hombre de la casa que me miraba como un diablo y me encerró en la pieza todo oscura hasta que me cansé y me  empecé a escapar cada dos por tres. Unos días luego vino la asistente social del juzgado y me preguntó ¿estas bien acá?  ¿te sentís bien? y Roberto me dijo: decile ¡SI!

Me obligó. Si no lo decía, me pegaba.

 Unos días después le dije la verdad a la asistente social. Roberto y Juana lloraron. Yo también, pero era lo mejor irme de ahí.

 Otra vez volví al Hogar y la misma historia. Otra vez otra familia me adoptó; era mejor así, hasta que yo hice algo sin querer: armé una gomera y empecé a pegarle a las gallinas; yo me reía, no se por qué y ellos me dijeron así no va y otra vez volví al Hogar de niños.

 La misma Historia. Pase allí no se cuántos días hasta que vinieron una señora y un señor con boina y a mi me dijeron querés ser nuestro hijo yo les dije que si y ese día llovía y ese mismo día me fui del hogar y de ese infierno.

 SEGUNDA PARTE DE NUESTRA HISTORIA Y FINAL AMOROSO

 Llegue a Buenos Aires y conocí mi casa. Llegué, entré y vi un cartel que decía ¡BIENVENIDO DANIEL A CASA! Sonreí y entré a mi pieza.

 Encontré regalos de parte de mis hermanos, no lo podia creer.
BUENO, DORMÍ TRANQUILO EN MI CAMA Y EMPEZÓ MI VIDA DESDE CERO.

 DESDE ALLÍ MI VIDA EMPEZÓ DE NUEVO.
YO ERA NUEVO. TODO, FUI A LA ESCUELA, CONOCÍ A MIS HERMANOS Y DE A POCO ME PUDE ADAPTAR PERO LO LOGRÉ.
CONOCÍ A MIS ABUELAS, TÌOS, TÍAS, PRIMOS A TODOS QUE DESDE AHORA SON MI FAMILIA.

 Pero en realidad yo muy bien en las fiestas no la pasaba porque me venían recuerdos de lo que me pasó desde niño.

 Igual me olvidaba de todo, hasta que un día me cansé de estar solito (porque mis hermanos son grandes y viven solos en sus casas) y les dije a papá y mamá si podíamos adoptar a otro chico

 DUDAMOS UN POCO Y ADOPTAMOS A LEONARDO, MI AMIGO DEL ALMA

 LO BUENO DE ESTO ES QUE DESDE QUE ESE CHICO DOLORIDO Y ABANDONADO FUE ENCONTRADO  Y VALORIZADO AHORA VIVE FELIZ Y CONTENTO.

 MORALEJA: NUNCA OLVIDAR QUE UN ANGEL SIEMPRE LOS CUIDARA Y LOS AYUDARA; CUANDO SE HAYAN CAIDO EL LOS LEVANTARA.

                                                                     FIN.

Groso mi viejo!

 



14 · Mas Yeta
noviembre 16, 2009, 15:41
Filed under: Uncategorized

Me dijeron que el salado culpable del derrumbe de Las Torres Gemelas entró a trabajar en TyC poco antes que La AFA rompiera el contrato que le daba exclusividad para transmitir el futbol!!

Creer o Reventar!



13· yeta
noviembre 16, 2009, 00:25
Filed under: Uncategorized
MUFA, YETA, PIEDRA

AUTENTICA DRAPIE

En el lugar donde trabajo había un chico con tan inmensa  fama de drapie que llegaron incluso a atribuirle a su saladísima condición el mismísimo derrumbe de las torres gemelas (!!!).
Convensidísimos de su mufa, sus compañeros hicieron hasta el croquis del momento en que este mufoso ser visitaba el World Trade Center  (pese a haber permanecido en Buenos Aires) y vociferaba contento: “qué lindas torres, qué altas que son!”  mientras un avión pasaba por allí.

Es que el de la mufa es un fenómeno gigante e increible.

Desde el instante en que una persona te dice que tal otra es yeta no hay vuelta atrás. Uno puede intentar descreer. Puede incluso exclamar frases grandilocuentes como que feo! no digas eso… es muy feo tildarlo de mufa”. Pero no hay vuelta atrás.
Casi sin querer uno empezará a hilar cabos, a recordar momentos pasados y a prestar mayor atención en situaciones futuras para concluir al tiempo que efectivamente esa persona ES MUFA.
Y lo mas crudo. La sensación de mufa nunca es sincera. Nunca nadie va al yeta y le dice “mirá, con todo respeto… prefiero tenerte lejos… es que estuve pensando y tengo miedo que me impregnes con tu saladez, sin ofender… no quiero que me cagues la vida!”

Asi que la pregunta es: ¿Sabe el drapie que es drapie? ¿Carga realmente con ese peso? ¿En caso de saber, por qué no cuida al resto de la humanidad de los efectos que su sola presencia pueda traer? Si sabe y no nos protege de sí mismo es porque además de mufa es un sádico hijo de puta!

Por ejemplo, he trabajado con un actor bastante popular que tiene un tipo específico de yeta. Su sal no incide en el rating de los programas en los que trabaja, ni en su propia capacidad de conseguir trabajos. Ni siquiera afecta personalmente a sus compañeros. Toda su mufa va dirigida a los artefactos técnologicos con los que entra en relación. Es decir: si cuando este actor entra al estudio estalla un farol, se piantan las cámaras, se tildan las caseteras, se bloquea el switcher o hay cualquier otro tipo de desperfecto técnico no hay que sorprenderse. Uno ya sabe lo que esperar cuando trabaja con él.
Pero él… ¿sabe?
¿Es consciente de por qué pasan las cosas que pasan cuando actúa? 
No. Él se siente libre de culpa y cargo. Cree que la culpa es de la precariedad técnica que lo rodea y de la incompetencia de los “¿hay catering?” que manipulan los artefactos. De hecho, tiene el descaro a veces de echar en cara el mal funcionamiento de los equipos a la hora de grabar.

La impunidad del mufa es total. 
Por un lado, nadie le dice nada respecto de su condición. Es un inmenso secreto a voces.

Por otro, hay una especie de morbo respecto de la yeta. Si bien nadie quiere ser víctima de la mala suerte que otra persona pueda provocarle, hay un algo por el cual muchas veces nos vemos tentados de hacer esas cosas que no se deben hacer, o de nombrar  esos nombres que no se pueden decir.
 
¿Qué explicación habrá para eso?

 
   

No pueden decir que no les pasó nunca.
Tentemos a la suerte!
Yo escribo en blanco los nombres mas mufa que conozco, ustedes pasan el mouse con el boton izquierdo apretado y los leen.
Y a cagar con todo!
Ahi va: MARIXA BALLI – JHONNY ALLON – TORMENTA – BAHIA BLANCA – CACHO CASTAÑA – DAMIAN KAPLAN – JUAN CORAZON RAMON- BATATA CLERK – CAE – ROBERTO MAIDANA – NAVARRO MONTOYA – SERGIO DENIS – CARLOS MENEM -FELICITACIONES POR TU VALENTÍA, LAMENTAMOS REALMENTE LA SUCESIÓN DE CATASTROFES QUE SE SUCEDERÁN A CONTINUACIÓN EN TU VIDA! IGUAL GRACIAS POR PASAR POR ESTE BLOG!



12· la dictadura de la comida
noviembre 9, 2009, 00:39
Filed under: Uncategorized
 

LA DICTADURA DE LA COMIDA
Queremos Libertad!

Hirvió el arroz.

¿Cuánto tiempo específicamente tiene que pasar una vez que pasa eso? Nunca me fijé en el paquete.
Nunca tomé tequila tampoco (¿es tan grave?).
Con el arroz es fácil, pruebo y listo. Es que estoy preparando una de mis recetas.
  Arroz con pollo.

Una filosofia que manejo ultimamente con los alimentos es la de aclararles verbalmente al prepararlos que serán mi cena de hoy y mi vianda de mañana.
Les digo además que más les vale cobrar otro sabor al otro día porque en caso de no satisfacer las necesidades de mis papilas gustativas  me veré obligado a rociarlos en salsa de soja, una de mis más tremendas adicciones.

Me llevo vianda al trabajo, sí.  

Desventajas:
1) hay que encargarse de envasarla correctamente, nadie quiere un derrame.
2) llevar vianda implica llevar mínimo un morral o en su defecto llevar una bolsita en la mano, dos cosas que intento hacer lo menos posible.
3) a la hora de comer, hay que bancarse como sea, de guapo por lo menos, el olor que emane el taper al abrir.
4) despues de comer hay que recordar que el taper debe volver a casa todos los días.
5) en casa hay que lavar el taper… y volverlo a llenar para  comer al otro dia…
6) permanentemente uno debe ser conciente que aunque no necesariamente esté comiendo LO QUE QUIERE, comer otra cosa, implicaría un esfuerzo superior.

 Ventajas:
1) cada vianda implica un ahorro tásito superior a $10 (considerando la oferta gastronómica al rededor de mi trabajo). Por ende, a fin de mes un ahorro de $200 aproximadamente.
2) soy esclavo de mi vianda, sí. Pero soy libre del sometimiento alimenticio de los comerciantes que basan su economía en abastecer nuestros estómagos! (Muy gracias a la hermosa dedicación de mi hermosa novia! SIEMPRE hay una GRAN mujer!)

Vaya dictadura esa!
En los tiempos en que todavía agachaba la cabeza a los proveedores de alimento que rodean mi trabajo fui realmente infeliz.
Éramos, mis compañeros y yo, presos absolutos de su arbitraria voluntad. Presos concientes.
Sabíamos que nos robaban con los precios… que un pollo es barato de por sí y más ese, que murió desnutrido.
Sabíamos que nos metíamos en la boca lo que ellos querían (casi siempre comida simil hospital) y peor… tal cual ellos lo habían preparado (horrible).
Y todavía más hondo, sabíamos que no merecíamos tal mal trato personal. Por lo menos no tan constante. Pero su dictadura es así. Cruel. Todos los días. Tanto,que llega un momento en que te hacen dudar… pensas: “¿me tratarán asi porque efectivamente soy un forro?”, “¿no se supone que al ser yo un cliente debrían por lo menos tratarme como tal?”, “¿estarán enojados por algo? ¿sentirán que desprecio su comida? quiza ellos la hacen con total dedicación y simplemente les sale mal! Debería tener piedad con mis comentarios… “

No! Soy un forro por comer su comida.
Por esforzarme en sentir que esa milanesa NO es un cartón por fuera y está mujiendo por dentro.
Por llegar a que me duela la lengua de tanta fuerza que hace por sentir aunque sea UN SABOR!
Soy un forro por creerme que la bebida está fría cuando hace más calor adentro de la botella que en la terminal retiro en enero. Las burbujas quieren salir a respirar un poco de aire fresco!
Soy un forro cuando me convenzo a mi mismo que por ese precio uno no puede pretender mucho más.
Soy un forro por decir todos los días “yo no como más aca, pero esta vez en serio, nunca mas! se van a la puta que los parió” y estar sentado ahi dos semanas después, cuando los demás hijos de puta de la zona te hicieron llegar a la misma frase.
No vamos a permitir que nos digan que  un plato “tiene pollo” cuando lo que hicieron fue agregarle 3 alitas. Las alitas no cuentan como pollo!!!!!! 

BASTA!
No vamos a caer  más en la trampa de pensar que una ensalada ya es verde por solo tener lechuga!
Ni que a cualquier pedorrada que le pongan pedacitos de pan seco se le puede decir
ENSALADA CAESAR!!!!!
No vamos a esperar más 45 minutos para que nos sirvan EL PLATO DEL DIA cuando se supone que por bautizarlo “DEL DIA”  prepararon cantidad de porciones!!!!

Y si quisieramos comer una milanesa de carne no pediríamos SUPREMA!!!!

Y no…

definitivamente…
NO NOS VAN A HACER CREER QUE EL CAFÉ ES UNA BEBIDA CASI TRANSPARENTE!!!

 



11· el ciclo del chequeo
noviembre 2, 2009, 00:19
Filed under: jefes, productores, television

El ciclo de la boludez

 

Por algún místico motivo en la tele nada puede fallar. El concepto de perfección que se maneja dice (aunque no está escrito en ningun lado) que:

 las cosas en televisión pueden ser excelentes, muy buenas, buenas, regulares, malas, malísimas, bochornosas, patéticas, avergonzantes y hasta vomitivas, pero que siempre pase lo que pase, todo tiene que salir tal cual estaba planeado.
Igual en la tele, sea cuál sea el resultado final,  nunca nada sale como fue planeado.

Mi jefe, toda una eminencia en cuestionar cualquier camino que uno haga para obtener un resultado salvo el que él mismo seguiría, aulló violentamente una vez una serie de honomatopellas que traducidas al castellano significan más o menos:  

“chequear, chequear, chequear!!! eso tenés que hacer!!!”

Ahí está.
Ese amigos, es el mismísimo sentido de la vida: C H E Q U E A R.
Los productores existimos casi unicamente para eso. Existimos para chequear y para poner horarios.
No somos otra cosa que quienes con más o menos delicadeza pondremos en tela de juicio el trabajo y la buena predisposición ajena.

Para chequear, los productores hacemos preguntas como:

¿Tenés todo? que es la forma sutil de encarar el siguiente cuestionamiento:
“Estás yendo a grabar una nota, ¿¿llevás camara??. Y suponiendo que pretendas que se escuche lo que el entrevistado diga ¿¿llevás micrófono?? Y para que ese mágico momento que estás yendo a registrar quede guardado y sea factible su reproducción ¿¿llevás tape??. Y… ya que la humanidad no inventó aún la teletrasportación, ¿¿procuraste una movilidad??” El ¿tenes todo? es la forma sutil e irritante de cuestionar el trabajo ajeno para quedarnos nosotros con la tranquilidad efímera (dura lo que dura un “si”, de hecho muchas veces lo preguntamos dos veces para que la tranquilidad dure más!) de que aparentemente aquel al que le fue encomendada la tarea tiene el mínimo de coeficiente intelectual necesario para emprenderla.
En otros términos, es tratar de boludo en dos palabras al que tenemos enfrente.

Es que si por nosotros fuera, le preguntaríamos al camarógrafo si conoce el funcionamiento de esa ley que dice: si apretás el boton que tiene un circulito rojo, graba. Sobre todo después de habernos enterado que ese momento tan hermosamente televisivo que acaba de suceder no podrá emitirse a toda la población ya que el señor no estaba grabando. El que se quema con leche…

Con tal de chequear somos capaces de todo. Podemos estar hablando con alguien que tiene algo que nos sirve y se lo estamos pidiendo y nunca nos conformaremos con la primer respuesta positiva. En cuanto esa persona nos diga “si, no hay problema“, nosotros chequearemos con un “¿cuento con eso entonces?” al que seguramente nos vuelvan a responder “si si, no hay problema”.
Ya sabemos que nos van a contestar que sí otra vez, pero lo preguntamos por reflejo.
Y encima,  por si acaso, para que no quede lugar a dudas, culminaremos esa conversación con un “buenisimo, igual te voy a volver a llamar si no te molesta antes de irlo a buscar”.
O sea, encima que esa persona nos está salvando la vida prestandonos eso que tanto necesitamos, no cobrándonos por el préstamo, nosotros vamos a quemarle la cabeza para ver cuán resistente es su buena voluntad.

El Chequeo es un fenómeno cíclico. Si yo chequeo, es porque a su vez alguien me está chequeando a mi y a su vez alguien lo está chequeando a él. Y si yo chequeo, es precisamente porque ese alguien que me chequea a mi puede ponerse muy virulento si algo sale mal y encima una vez me explicó a los gritos que mi trabajo es “chequear, chequear chequear!!!” con múltiples signos de admiración.

Ahora bien, si chequear es tratar de boludo al otro y a mi me chequean todo el tiempo… ¿me están queriendo decir algo???